lunes, 13 de junio de 2011

Resumen del libro

Christopher, protagonista de esta historia, es un joven de 15 años que vivía con su padre debido a que su madre supuestamente murió, y con su rata doméstica  llamada “Toby”.

Pasaban 7 minutos de medianoche cuando Christopher encontró a Wellington, el perro  la señora Shears, con una horca clavada en una de sus patas, en ese instante este lo cogió sobre sus brazos con el fin de mostrárselo a su dueña, la cual al verlo decide llamar a la policía puesto que piensa que ha sido él el asesino.

Al llegar la policía, llevan a Christopher a comisaría donde le hacen bastantes preguntas, una de las cosas con las que este más se agobia, y tras pasar unos minutos, Christopher suelta una colleja al policía, puesto que su estado de agobio era demasiado para controlarlo.

Después de este incidente, Christopher decidió investigar quién mató a Wellingto. Para ello, empezó a hacer de detective que es lo que a él le gustaba, preguntando y de una u otra manera, “interrogando”  a los vecinos. Es de mencionar que con el fin de que no se le olvidara ningún detalle, este iba apuntándolo todo en una especie de cuaderno.

El padre de Christopher descubrió que estaba haciendo de “detective”, habló con él y le prohibió rotundamente que metiera las narices en asuntos que no le conciernen. Pero una vecina, Alexandre, le dice que entre en su jardín y después de que el día anterior el niño le contara que su madre había muerto, le cuenta que la madre de Christopher y el marido de la señora Shears eran muy amigos, es decir mantenían relaciones sexuales, cosa que a Christopher no le inmutó puesto que ya estaba muerta.

Cuando llegó a su casa de nuevo, padre encontró el libro que iba escribiendo porque se lo había dejado encima de la mesa. Se volvió a enfadar con él y después de reñirle se llevó el libro y lo escondió por su habitación porque sabía que Christopher no hurgaría en ella, ya que lo tenía prohibido.

Cuando su padre se marchó, Christopher entró en la habitación de su padre y tras buscar el libro por toda la habitación, este se subió encima del armario, y en una caja detrás de las camisas estaba el libro junto a un montón de cartas, cogió una carta del montón y la leyó, era de su madre pero él no se lo creía porque su madre estaba muerta. De repente oyó la furgoneta de su padre y dejó todo como estaba para que su padre no se diera cuenta que había estado ahí.

Cuando por fin pudo quedarse solo volvió a la habitación de su padre y empezó a leer todas las cartas, era su madre y en las cartas decía su nueva dirección, su teléfono, que pensaba mucho en el… pero esta vez su padre lo pillo en su habitación y le empezó a pedir perdón. Fue entonces cuando su padre le contó que él había matado a Wellington, y que su madre vivía en Londres con el señor Shears.

 Christopher se quería escapar por que tenía miedo de su padre pensaba que si había matado a Wellington también podría matarle a él, y se escapó con desino a Londres para vivir r con su madre.


Para ir a Londres, Christopher cogió el metro.
 

Cuando bajó del metro fue a casa de su madre y no había nadie, esperó que llegara en la puerta de casa.

Al rato llegó su madre y lo reconoció, le invitó a pasar, una vez dentro Christopher le explicó la historia,  pero con la madre estaba viviendo el señor Shears, el cual discutía y le chillaba a su madre porque no quería que se quedara el niño. Debido a tanto chillido, tras unos días la madre decidió coger a Christopher y volver a su casa porque Christopher insistía en hacer el examen de bachillerato. Una vez en el pueblo, Christopher hizo el examen de matemáticas y aprobó con sobre saliente.

Christopher se puso muy triste porque su rata Toby se murió, entonces su padre le regaló un perrito y a partir de todo esto Christopher perdió el miedo de vivir con su padre y vivieron felices toda la familia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada